Tumores benignos de piel

Los tumores benignos de la piel son un grupo heterogéneo de lesiones que pueden localizarse en cualquier parte del cuerpo, sin predilección de género ni edad.

No se conoce la prevalencia real en México, debido a que no hay estudios que abarquen el amplio espectro clínico. La gran cantidad de tumores existentes y el aspecto morfológico tan variado hacen difícil el diagnóstico clínico, por lo que el estudio histopatológico es necesario para llegar al diagnóstico definitivo.

Pueden tener diversos orígenes, desde la epidermis, los anexos o el tejido conectivo dérmico y subcutáneo, hasta las estructuras que se encuentran en la dermis, que incluyen los nervios y los vasos sanguíneos. Se manifiestan desde el nacimiento o posteriormente.

La incidencia de los tumores cutáneos benignos y malignos aumenta de manera considerable con la edad, debido a las alteraciones estructurales y funcionales de los queratinocitos, a otras células cutáneas, por el envejecimiento biológico, y a la acción nociva de la radiación ultravioleta que produce radicales libres difíciles de remover.

Crecimientos De La Piel Características Tratamiento
Dermatofibromas Protuberancias pequeñas, de consistencia firme y color rojo o marrón provocadas por la acumulación de fibroblastos (células de tejido blando que se encuentran debajo de la piel). Suelen producirse en las piernas y en ocasiones causan comezón. Cuando los dermatofibromas provocan dolor o comezón, se extraen quirúrgicamente.
Quiste dermoideo Tumor benigno compuesto por cabello, glándulas sudoríparas y sebáceas. Algunos tumores dermoideos internos pueden llegar a contener cartílago, fragmentos óseos y dientes. Se pueden extirpar con cirugía por motivos estéticos.
Lipomas Nudos redondos u ovalados localizados debajo de la piel originados por depósitos de grasa. Son más comunes entre las mujeres y tienden a aparecer en el antebrazo, el torso y la parte posterior del cuello. Suelen ser inofensivos, pero si se producen modificaciones de la forma, es posible que el médico indique realizar una biopsia. El tratamiento puede incluir la extirpación quirúrgica.
Queratosis seborreicas Lesiones similares a verrugas de color amarillo, marrón o negro o del color de la piel. Son más frecuentes en personas de mediana edad y de edad avanzada; pueden ser redondas u ovaladas y parece que estuvieran “adheridas” a la piel. No suele ser necesario tratarlas. Si las queratosis se irritan, o el paciente desea que se las extraigan por razones estéticas, se las puede congelar con nitrógeno líquido o extirparlas quirúrgicamente.
Acrocordones Colgajos de piel pequeños y blandos, de color carne, localizados en el cuello, las axilas o la ingle. Si se irritan, o el paciente desea que se las extraigan por razones estéticas, se las puede congelar con nitrógeno líquido o extirpar quirúrgicamente.