Dermatitis

Dermatitis es un término general que describe una inflamación de la piel.

Puede tener muchas causas y se presenta en diversas formas. Generalmente se trata de una erupción pruriginosa en piel inflamada, enrojecida. La dermatitis es una condición común que no es contagiosa y generalmente no es peligrosa para la vida. Aun así, puede hacerte sentir incómodo y generar muchas molestias. Una combinación de medicamentos y medidas de autocuidado puede ayudarle a tratar la dermatitis.

Síntomas

Cada tipo de dermatitis puede parecer un poco diferente y tiende a ocurrir en diferentes partes de su cuerpo. Los tipos más comunes de la dermatitis incluyen:
Dermatitis atópica (eczema). Generalmente comienza en la infancia, ocurre más comúnmente sarpullido rojo, pica donde flexiona la piel — dentro de los codos, detrás de las rodillas y la parte frontal del cuello.

Dermatitis de contacto. Esta erupción se produce en áreas del cuerpo que han venido en contacto con sustancias que irritan la piel o causan reacciones alérgicas, como la hiedra venenosa. La erupción roja puede arder, provocar picazón o generar ampollas.
Dermatitis seborreica. Esta condición causa parches escamosos, enrojecimiento de la piel y una terca caspa. Generalmente afecta áreas aceitosas del cuerpo, como la cara, pecho y espalda. Puede ser una condición a largo plazo con períodos de remisión y reactivación. En los bebés, este trastorno se conoce como dermatitis seborreica.

Teniendo un buen diagnóstico que determine el tipo de dermatitis y las causas de esta, este problema muy común de la piel se puede controlar efectivamente y mantener a raya con medicamentos adecuados y medidas preventivas, evitando su avance que puede generar lesiones más complejas y que pueden dejar secuelas permanentes en la zona afectada.