Cirugía de párpados

Cómo lo podemos ayudar?

Llámenos o déjenos un mensaje para atender cualquier consulta que tenga.

Adiós a los párpados caídos en cirugía ambulatoria

Una mirada joven y fresca es sin duda la primera impresión que dejamos de vitalidad y juventud frente a quienes nos rodean. Los  ojos y las estructuras que lo rodean contribuyen en gran medida a la expresión de nuestro rostro.

Con el paso del tiempo la piel de los párpados se relaja y cae, los músculos se debilitan y aparecen o se pronuncian las antiestéticas “bolsas” lo que junto con las cejas descendidas contribuye a proyectar en una persona vital, un aspecto cansado y triste.

Hoy en día  los avances en cirugía de los párpados, con las últimas técnicas quirúrgicas aplicadas en DermoclínicaBurgos, permiten recuperar un aspecto más alerta que refleja la energía y vitalidad que caracteriza a hombres y mujeres después de los 30 años, con una recuperación rápida y segura.

La cirugía de párpados corresponde a uno de los procedimientos dermatológicos estéticos más comunes y es considerada mínimamente invasiva ya que se puede realizar de manera ambulatoria y con anestesia local.

BLEFAROPLASTÍA: despierto y fresco con rápida recuperación.

Mucha gente busca este tipo de procedimiento a los 30, 40 o 50 años como una forma de mostrar la energía que siente internamente. La piel caída alrededor de los párpados puede incluso afectar la visión de hombres y mujeres.

La cirugía de los párpados o blefaroplastía en hombres corresponde  a ¼ del  total y su número sigue aumentando. La incorporación a actividades laborales o públicas se produce entre apenas 7 a 10 días después de la intervención.

La cirugía de párpados es una intervención simple y cuidadosa que se realiza tras un estudio preoperatorio del paciente. Consiste en levantar la mirada mediante la remoción del exceso de piel y grasa lo que se traduce en una apariencia más suave, amistosa, juvenil y más descansada.

Gracias a los avances médicos y a la utilización de las últimas técnicas quirúrgicas esta intervención hoy se realiza bajo anestesia local en el pabellón de DermoclínicaBurgos asociada a sedación para mantenerse más relajado. De este modo, y tras 4 horas aproximadamente,  puede volver a su casa el mismo día de la cirugía, con un monitoreo periódico por parte del equipo médico hasta el alta del paciente. Esto además ha permitido que la blefaroplastia esté al alcance de más personas gracias a la disminución de costos asociados a la cirugía.

Durante este período, de tres a cuatro semanas, se recomienda complementar el postoperatorio con un cuidadoso drenaje linfático manual, realizado por profesionales de la DermoclínicaBurgos bajo supervisión del cirujano, lo que acelera y mejora la recuperación.

Los mejores candidatos para esta cirugía son hombres y mujeres de cualquier edad que tienen los párpados superiores caídos, bolsas bajo los ojos lo que se traduce en un rostro cansado que esconde a una persona mucho más vital de lo que su apariencia proyecta.

“La cirugía de párpados superiores tradicional comienza con una incisión usualmente en el surco natural de la piel en los párpados superiores. A través de ella se tensa el músculo y se retira la grasa excedente. Luego se extirpan los excesos de piel, y se suturan las incisiones con hilo muy fino.

En el  párpado inferior hoy en día se prefiere la  “Blefaroplastia Transconjuntival”. Con esta técnica se realiza una incisión delgada y finísima dentro del párpado y por ahí se extraen los paquetes de grasa que originan las bolsas; De  esa manera la cicatriz es invisible. En los pocos casos en que existe mucha piel suelta, se  realiza una finísima incisión usualmente localizada justo debajo de  las pestañas inferiores  en donde muchas personas tienen un surco natural, luego la piel es empujada hacia arriba” señala el cirujano.

Resultado por años

Los  resultados de la cirugía de párpados pueden ser permanentes. Para  muchas personas, la cirugía de los párpados  quita años a su rostro. Tendrá  algunas cicatrices de su cirugía, pero ellas usualmente  son escondidas  por los surcos naturales  de los ojos. Las cicatrices son prácticamente imperceptibles.

Al mirarse al espejo podrá apreciar una mirada iluminada y fresca y seguramente ya no le preguntarán porqué está cansada y triste… cuando no lo está.